Depresión: cómo funciona un antidepresivo

Los antidepresivos trabajan principalmente sobre sustancias químicas del cerebro, involucradas en la regulación del estado de ánimo, llamadas neurotransmisores, especialmente la serotonina y la norepinefrina, así como la dopamina. Algunos de los antidepresivos investigados más recientemente son  los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los más comúnmente prescritos en sus versiones genéricas. Es del todo imprescindible que estos tipos de medicamentos sean prescritos y controlados por el médico y/o especialista en salud mental, con especial atención a los niños y adolescentes.

Los de reciente aparición tienden a presentar menores efectos secundarios que los antidepresivos más antiguos, aunque a veces producen dolores de cabeza, náuseas, nerviosismo o insomnio al ingerir las primeras dosis, remitiendo pasado un cierto tiempo.

Los tricíclicos son los antidepresivos que solían recetarse hace algún tiempo y con posibles efectos secundarios más graves. Pueden afectar al corazón en personas afectadas de cardiopatías y causar mareos, especialmente, en los adultos mayores. También somnolencia, boca seca y aumento de peso. Estos efectos secundarios generalmente disminuyen corrigiendo las dosis o cambiando de medicamento.

Los IMAOS o inhibidores de la monoamino oxidasa son los primeros medicamentos recetados para tratar la depresión. Pueden ser especialmente eficaces en casos “atípicos” de depresión. Las personas que toman este producto deben evitar ciertos alimentos y bebidas (incluyendo queso y vino tinto) que contienen la sustancia llamada tiramina, así como algunos medicamentos: píldoras anticonceptivas, calmantes prescritos para el dolor, alergia y suplementos herbales. Estas sustancias interactúan para causar un aumento peligroso de la presión arterial. El médico o profesional de la salud mental facilitará una lista completa de alimentos, medicamentos y sustancias que deben evitarse.

La supresión de todos estos medicamentos siempre debe ser supervisada por un médico o especialista y seguir fielmente las instrucciones sobre reducción de dosis que faciliten. Aunque los antidepresivos no crean hábito o adicción, la falta de regularidad en este aspecto podría causar o conducir a la recaída a la depresión. Algunas personas con depresión crónica o recurrente quizá necesiten su medicación en pequeñas dosis permanentemente.

Ver más información sobre depresión

Información Psicólogos Barcelona

Psicólogos, psiquiatras y especialistas en salud mental. Información, terapias, grupos de ayuda, psicoterapeutas online... Psicología Barcelona.

Suscripción
Psicólogos Barcelona

Sigue toda la información y los recursos de confianza que te ofrecemos sobre salud mental Barcelona cómodamente online.

, , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Para evitar abusos, por favor, resuelva la siguiente operación, gracias: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Leer más
Trastornos de ansiedad

La ansiedad es una emoción humana normal que todo el mundo experimenta. Al afrontar un problema es común sentirse ansioso...

Cerrar