Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes y frecuentes de comer cantidades inusualmente grandes de alimentos y sentir una falta de control sobre estos episodios. Estos atracones son seguidos por un comportamiento que compensa el exceso de comida, tales como vómitos forzados, uso excesivo de laxantes o diuréticos, ayuno, exhaustivos ejercicios o una combinación de estos comportamientos.

A diferencia de la anorexia nerviosa, las personas con bulimia nerviosa suelen mantener lo que se considera un peso saludable o normal, mientras que algunos tienen algo de sobrepeso. Pero al igual que las personas con anorexia nerviosa, el miedo a ganar peso les induce a perder peso desesperadamente y observar su cuerpo. Por lo general, el comportamiento bulímico se lleva en secreto, ya que a menudo se acompaña de sentimientos de vergüenza. El ciclo de atracones y las purgas sucesivas son recurrentes y se producen desde varias veces por semana a varias veces al día.

Otros síntomas incluyen:

-Garganta inflamada y dolorida de forma crónica.

-Inflamación de las glándulas salivales en zona de cuello y mandíbula.

-Destrucción de esmalte de los dientes, así como sensibilidad y caries como resultado de la exposición al ácido del estómago.

-Trastorno del reflujo ácido y otros problemas gastrointestinales.

-Irritación intestinal como consecuencia del abuso de los laxantes.

-Deshidratación grave.

-Desequilibrio de los electrolitos (niveles demasiado bajos o demasiado altos de sodio, calcio, potasio y otros minerales), que puede conducir a problemas cardíacos.

Leer más
Fobias específicas

Una fobia es un temor excesivo y persistente hacia un determinado objeto, situación o actividad en especial. Estos miedos pueden...

Cerrar