Trastorno por atracón

Mediante este trastorno la persona pierde el control sobre su alimentación. A diferencia de la bulimia nerviosa, los períodos de atracones no son seguidos por purgas, ejercicio excesivo o ayunos y como resultado, las personas con trastorno por atracones a menudo tienen sobrepeso o son obesos con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares e hipertensión. También experimentan culpa, vergüenza y angustia sobre sus atracones, lo que, a su vez, puede conducir a una mayor ingesta compulsiva.

¿Cómo se tratan?

Una nutrición adecuada, reduciendo el exceso de ejercicio, y cambiar las conductas de purga son la base del tratamiento. Las formas específicas de psicoterapia o terapia de conversación y medicación son efectivos para muchos trastornos de la alimentación.

Sin embargo, en los casos más crónicos, los tratamientos específicos no se han identificado todavía. Los planes de tratamiento a menudo se adaptan a las necesidades individuales y pueden incluir uno o más de los siguientes: Individual, grupal y/o psicoterapia familiar, atención médica y su seguimiento, así como asesoría nutricional.

Psicoterapia

La psicoterapia, especialmente la que se ajusta a la persona suele ser muy eficaz.

La terapia ayuda a la persona a concentrarse en sus problemas actuales y la forma de resolverlos. El profesional facilitará las herramientas para aprender a identificar los patrones de pensamientos distorsionados o inútiles, así como reconocer y cambiar las creencias inexactas, relacionarse con los demás de una manera más positiva y cambiar en consecuencia las conductas.

Al igual que con la anorexia nerviosa, el tratamiento de la bulimia nerviosa a menudo implica una combinación de opciones y depende de las necesidades del individuo. Para reducir o eliminar los atracones y las purgas, el paciente debe acudir a un médico nutricionista y psicoterapia especialmente cognitiva conductual.

Las diferentes formas de psicoterapia, incluyendo las posiciones individuales, de grupo y familiar, pueden ayudar a abordar las razones psicológicas de la enfermedad.

Las opciones de tratamiento para el trastorno de atracones son similares a los utilizados para tratar la bulimia nerviosa. La psicoterapia, especialmente la cognitiva-conductual se ha demostrado ser la más efectiva. Una vez más, este tipo de terapia se puede ofrecer a un individuo o grupo.

Medicación

Algunas investigaciones sugieren que el uso de medicamentos, como los antidepresivos, antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo, podrían ser moderadamente eficaces en el tratamiento de pacientes con anorexia nerviosa. Estos medicamentos pueden ayudar a resolver el estado de ánimo y de ansiedad que a menudo se asocian con la anorexia nerviosa, así como a reducir los impulsos a comer exageradamente y a las recaídas.

El tratamiento de la anorexia nerviosa consiste en tres componentes:

-Restauración de la persona a un peso saludable.

-El tratamiento de los problemas psicológicos relacionados con el trastorno de la alimentación.

-Reducir o eliminar las conductas y pensamientos que conducen a la insuficiente alimentación y la prevención de recaídas.

La eficacia de un tratamiento depende de la persona y su situación. Desafortunadamente, no existe una psicoterapia específica y eficaz para el tratamiento de adultos con anorexia nervosa. Sin embargo, la investigación de nuevos tratamientos y métodos de prevención están demostrando ser prometedores.

Algunos pacientes también pueden necesitar ser hospitalizados para el tratamiento de los problemas causados ​​por la mala nutrición o para asegurarse de que la persona come lo suficiente, si está muy baja de peso.

Leer más
Trastorno bipolar

Fue llamado hace algún tiempo trastorno maníaco-depresivo y no es tan común como la depresión mayor o la distimia. El...

Cerrar