Agorafobia

La agorafobia consiste en un miedo irrefrenable a encontrarse en situaciones en las que escaparse puede ser difícil o embarazoso o carecer de un tipo de ayuda necesaria en caso de producirse síntomas de pánico.

Si no se trata debidamente la agorafobia puede obligar a una persona a evitar aquellas circunstancias que recuerda le ocasionaron los síntomas o, incluso, ser tan grave que llegue a negarse a salir de casa. La agorafobia puede limitar también las habilidades sociales, laborales o impedir realizar tareas tan comunes como realizar la compra, hacer recados, etc.

Algunas personas con agorafobia tienen “zonas seguras”, o lugares a los que puede ir sin preocupaciones graves, sobre todo si va acompañado de un amigo o familiar de confianza. En ocasiones pueden reunir el coraje para asistir a algún evento o a algún lugar, pero a cuesta de sentirse extremadamente incómodos.

A menudo, la agorafobia puede hacer sentir a la persona como una prisionera en su propio hogar y vivir un círculo vicioso al creer que se va a experimentar un ataque de pánico y simplemente por ello, provocarlo. De este modo, se irá reduciendo el número de lugares en los que se siente seguro.

Es preciso pues consultar al médico y no dejar que el trastorno y el miedo sea intensamente perturbador o interfiera significativamente en las actividades diarias normales.

Síntomas

Los principales son: mareo, dificultad para respirar, nauseas, excesiva sudoración, aceleración cardíaca, dolores estomacales o diarrea, dolor en el pecho, sentimiento de pérdida de control y dificultad para tragar.

Tratamiento

Incluye, por lo general, psicoterapia y medicamentos. El tratamiento puede durar algún tiempo, pero no cabe duda que ayuda a mejorar la actividad cotidiana del afectado.

Psicoterapia

Son útiles varios tipos de psicoterapia, aunque una de las más comunes y efectivas es la terapia cognitivo-conductual.

La terapia cognitivo-conductual tiene dos partes. La parte cognitiva consiste en aprender más acerca de la agorafobia y ataques de pánico y cómo controlarlos. Se aprende qué factores pueden desencadenar un ataque de pánico o síntomas similares a la angustia y lo que los hace peores. También se dan herramientas para afrontar los síntomas, tales como el uso de técnicas de respiración y relajación.

La parte conductual consiste en cambiar los comportamientos no deseados o no saludables a través de la desensibilización, a veces llamada terapia de exposición. Esta técnica ayuda a afrontar con seguridad los lugares y situaciones que provocan miedo y ansiedad. El terapeuta puede acompañar en las salidas para que el afectado se sienta seguro y cómodo (centros comerciales, cruzar calles, etc.). Debe tenerse en cuenta que cuanto más se asista a lugares temidos y se puedan superar sin problemas, más disminuirá la ansiedad que provocan.

Medicación

Los antidepresivos y contra la ansiedad se utilizan para tratar la agorafobia y síntomas de pánico. Es posible que se deban probar varios medicamentos diferentes antes de encontrar uno que se adapte mejor y sirva a la perfección para realizar con comodidad las exposiciones y seguir el tratamiento.

El profesional probablemente recetará uno o ambos de los siguientes:

-Un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina. Los medicamentos de esta categoría que están aprobados para el tratamiento del trastorno de pánico con agorafobia incluyen la paroxetina y fluoxetina.

-Otro tipo de antidepresivo, tal como un inhibidor de la oxidasa monoamina o antidepresivo tricíclico.

-Medicamentos contra la ansiedad, también llamados benzodiazepinas, para controlar los síntomas de ansiedad y ataques de pánico. El médico valorará el riesgo contra el beneficio potencial de este tipo de medicamentos y vigilará dosis y duración.

Tanto el inicio como la finalización de la toma de antidepresivos y ansiolíticos pueden causar efectos secundarios que parecen un ataque de pánico. Por esta razón, el médico probablemente irá aumentando las dosis al inicio del tratamiento y poco a poco disminuirá las dosis cuando considere que el paciente está listo para dejar de tomar la medicación.

Leer más
Trastorno paranoide de la personalidad

La persona con una personalidad paranoide es desconfiada y recelosa. Sobre la base de poca o ninguna evidencia, sospechan que...

Cerrar