Fobia social

El trastorno de ansiedad social, también llamado fobia social es un trastorno de ansiedad en el que una persona tiene un miedo excesivo e irracional a situaciones sociales o en la que tenga que interactuar con otras personas. La ansiedad (nerviosismo intenso) y la conciencia de sí surgen de un miedo a ser observado de cerca, juzgado y criticado. Una persona con trastorno de ansiedad social tiene miedo a cometen errores y se siente avergonzado o humillado delante de los demás. El miedo puede verse agravado por la falta de habilidades sociales o de la experiencia en situaciones sociales hasta tal punto de desencadenar un ataque de pánico. Como resultado, la persona lo sufre con una angustia extrema que desea evitar. Además, las personas con el trastorno experimentan a menudo ansiedad “anticipatoria” (el temor a una situación días o semanas antes incluso de que suceda el evento). En muchos casos, la persona es consciente de que el miedo es irracional, pero es incapaz de superarlo.

Las personas con trastorno de ansiedad social sufren pensamientos distorsionados, incluidas las creencias falsas sobre situaciones sociales y opiniones negativas de los demás. Sin tratamiento, el trastorno de ansiedad social puede interferir de una forma muy significativa en la rutina diaria normal de la persona, incluyendo la escuela, el trabajo, las actividades sociales y las relaciones.

Síntomas

Las personas con trastorno de ansiedad social pueden tener miedo de una situación específica, como hablar en público. Sin embargo, la mayoría de las personas con trastorno de ansiedad social temen más de una situación social. Otras situaciones que comúnmente provocan ansiedad incluyen:

•Comer o beber delante de otros.

•Escribir o trabajar delante de los demás.

•Ser el centro de atención.

Interactuar con personas, incluyendo citas o ir a fiestas.

•Hacer preguntas o explicar informes o trabajos en grupos.

•Utilizar baños públicos.

•Hablar por teléfono.

Los trastornos de ansiedad social pueden también estar relacionados con otras enfermedades mentales, como el trastorno de pánico, obsesivo-compulsivo y depresión. De hecho, muchas personas con trastorno de ansiedad social acuden al médico para consultar sobre otro tipo de trastornos.

Síntomas físicos

Confusión, palpitaciones, sudoración, temblores, rubor, tensión muscular, dolor de estómago y diarrea.

Los niños con este trastorno pueden expresar su ansiedad a través del llanto, aferrándose a uno de los padres, o llevando a cabo una rabieta.

TRATAMIENTO

Psicoterapia

El tratamiento inicial del trastorno se basará en la gravedad de los síntomas emocionales y físicos y que incapaciten más o menos a realizar las funciones cotidianas. A menudo, las personas con trastorno de ansiedad social tienen también depresión, así como presentar problemas de abuso de alcohol o de sustancias. El profesional puede requerir se cumplimente un cuestionario en este sentido.

Los tipos de asesoramiento más utilizados para tratar el trastorno de ansiedad social incluyen:

-Terapia cognitivo-conductual, que ayuda a identificar los estados ansiosos y las situaciones que provocan la ansiedad. Al principio, la persona puede sentirse incómoda al abordar las situaciones temidas, aunque debe tenerse en cuenta que es una parte importante de su recuperación.

-Terapia de exposición. El profesional puede guiar en este sentido o incluso ayudarle a imaginar la situación temida hasta que consiga reducirla (comer en público, por ejemplo). A continuación, le puede acompañar a un lugar público y comer algo; paulatinamente, se irá cogiendo confianza hasta lograrlo por sí mismo.

-Habilidades sociales.- Esta terapia ayuda a desarrollar las habilidades que se necesitan en situaciones sociales a través de ensayos y juegos de rol. A medida que la persona se acostumbre y se sienta cómoda, podrá ir ya afrontando las situaciones que antes le resultaban embarazosas.

Reestructuración cognitiva.- Esta terapia ayuda a identificar y mejorar el pensamiento angustioso. En primer lugar, el profesional debe determinar si, por lo general, se temen todos los encuentros sociales o si sólo es una situación concreta la que provoca ansiedad.

Medicación

El tratamiento con una combinación de medicamentos y el asesoramiento profesional es a menudo eficaz para el trastorno de ansiedad social generalizada (miedo a la interacción con la gente). Algunas personas se recuperan por completo después de un período de tratamiento con terapia y medicación, mientras que otros necesitan que se les realice un seguimiento durante mucho más tiempo.

Leer más
Trastorno paranoide de la personalidad

La persona con una personalidad paranoide es desconfiada y recelosa. Sobre la base de poca o ninguna evidencia, sospechan que...

Cerrar