Trastorno postraumático

El estrés postraumático se trata de un trastorno que puede desarrollarse después de haber vivido o sufrido un evento traumático y/o aterrador, como un asalto sexual o físico, la muerte inesperada de un ser querido, un desastre natural, un conflicto armado, un atraco, etc. Las personas con trastorno de estrés postraumático suelen tener recuerdos o pensamientos intrusivos, pesadillas o flashes del hecho llegando a incapacitarlos de llevar una vida normal. Se sienten angustiados de forma extrema cuando se encuentran en circunstancias que les recuerdan el trauma y suelen evitar por todos los medios estas situaciones.

Otros síntomas incluyen: Sensación de entumecimiento, dificultad para dormir, sentirse nerviosos o en guardia, irritabilidad.

Tratamiento

El tratamiento de este trastorno puede ayudar a recuperar el sentido de control sobre la propia vida, sentirse mejor consigo mismo y aprender maneras de sobrellevar la ansiedad si los síntomas surgen de nuevo. Suele tratarse con psicoterapia y medicamentos. La combinación de estos tratamientos ayuda a mejorar los síntomas y las habilidades para afrontar mejor la situación traumática.

Psicoterapia

Existen varios tipos de terapias que se pueden utilizar para tratar niños y adultos con trastornos de estrés post-traumático. Antes de encontrar el sistema adecuado se puede intentar seguir una o combinar varios tipos de terapias, así como considerar también asistir a una terapia de grupo (que ofrece una conexión con otras personas que han pasado por experiencias similares).

Algunos tipos de terapia utilizados en el tratamiento incluyen:

-La terapia cognitiva. Este tipo de terapia de conversación ayuda a reconocer las formas de pensar (patrones cognitivos) que impiden la aparición de formas negativas o inexactas de percibir situaciones normales. En el tratamiento del trastorno de estrés postraumático, la terapia cognitiva a menudo se utiliza junto con una terapia conductual llamada terapia de exposición.

-La terapia de exposición. Esta técnica de terapia conductual ayuda a afrontar las mismas circunstancias que la persona percibe como aterradoras y hacerles frente de manera eficaz. Un nuevo enfoque de la terapia de exposición utiliza programas de “realidad virtual” que permiten volver a entrar en el lugar en el que se ha experimentado el trauma.

-La desensibilización y reprocesamiento del movimiento. Este tipo de terapia se combina la terapia de exposición con una serie de movimientos oculares guiados que ayudan a procesar los recuerdos traumáticos.

Todos estos enfoques pueden colaborar a controlar el miedo después de sufrir un evento traumático. El tipo de terapia dependerá de varios factores que tanto el afectado como el profesional elijan.

Medicación

Existen varios tipos de medicamentos que mejoran los síntomas del trastorno de estrés post-traumático.

Antipsicóticos. En algunos casos, pueden ser prescritos si se trata de un tratamiento de corta duración para aliviar la ansiedad severa y problemas relacionados, tales como dificultad para dormir o arrebatos emocionales.

Antidepresivos. Además de facilitar la reducción de los síntomas de la depresión y la ansiedad, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina también pueden ayudar a mejorar los problemas de sueño y la concentración.

Se está estudiando para su aprobación en un futuro cercano la posibilidad de recetar algunos productos que han sido utilizados durante años en el tratamiento de la hipertensión, ya que bloquean la respuesta del cerebro a ciertas sustancias químicas cerebrales, llamadas adrenalina y noradrenalina que pueden reducir o suprimir las pesadillas en muchas personas con trastorno de estrés postraumático.

Por supuesto, es importante que la persona afectada y el profesional trabajen juntos para averiguar el mejor tratamiento, con menos efectos secundarios y reducción de síntomas y cuyos efectos beneficiosos se puedan comprobar en unas semanas. Si no es así, debe consultarse sobre cualquier efecto secundario o problema surgido para que el profesional considere la conveniencia de probar algo diferente.

Los medicamentos y la psicoterapia también pueden paliar cualquier otro problema relacionado con la experiencia traumática, como la depresión, la ansiedad, el alcoholismo o abuso de sustancias.

Leer más
Trastorno antisocial de la personalidad

Las personas con una personalidad antisocial (antes denominadas con personalidad psicópata o sociópata), la mayoría de los cuales son hombres,...

Cerrar