Trastorno antisocial de la personalidad

Las personas con una personalidad antisocial (antes denominadas con personalidad psicópata o sociópata), la mayoría de los cuales son hombres, muestran desprecio por los derechos y sentimientos de los demás. La deshonestidad y el engaño impregnan sus relaciones. Explotan a otros para obtener beneficios materiales o gratificación personal (a diferencia de los narcisistas, que explotan a otros porque piensan que su superioridad lo justifica).

Las personas con una personalidad antisocial representan sus conflictos de una forma impulsiva e irresponsable. Toleran mal la frustración y, a veces, son hostiles o violentas. No suelen pensar en las consecuencias negativas de sus conductas antisociales y, a pesar de los problemas o daños que causan a otros, no sienten remordimiento o culpa alguna, sino más bien racionalizan su comportamiento o le echan la culpa de sus actos a los demás. La frustración o el castigo no modifican sus conductas o mejorar su criterio y visión de futuro.

Las personas con una personalidad antisocial son propensas al alcoholismo, la drogadicción, la desviación sexual, la promiscuidad, etc. además de tener problemas en su trabajo.

Durante su infancia la mayoría fueron descuidados emocionalmente y, en ocasiones, abusados físicamente. Las personas con una personalidad antisocial tienen una esperanza de vida más corta que la población general. El trastorno tiende a disminuir o estabilizarse con la edad.

Tratamiento

El trastorno de la personalidad antisocial se considera uno de los más difíciles en cuanto a tratamiento de todos los trastornos de la personalidad. Las personas que sufren de este trastorno rara vez buscan tratamiento por su cuenta y sólo acudirán a la terapia si media una sentencia de un tribunal.

Psicoterapia

Esta terapia puede ayudar a las personas con trastorno de personalidad antisocial a desarrollar adecuadas habilidades interpersonales y a inculcar un código moral. Una parte fundamental de esta terapia es desarrollar y mantener una fuerte relación terapeuta-paciente, aunque suele representar un reto, ya que la persona está a menudo enojada, inestable emocionalmente y propensa a un comportamiento impulsivo. En algunos casos, los profesionales sugieren la asistencia a un grupo y/o terapia familiar para reforzar la terapia individual.

Medicamentos

Las personas con trastorno de personalidad antisocial suelen padecer de trastornos asociados como ansiedad, depresión, trastornos del estado de ánimo y abuso de sustancias. Los médicos pueden recetar medicamentos antidepresivos o antipsicóticos para ayudar a aliviar los síntomas. Desafortunadamente, muchas personas con trastorno de personalidad antisocial no toman sus medicamentos según las indicaciones facilitadas por el profesional.

Leer más
Trastorno esquizoide de la personalidad

Las personas con una personalidad esquizoide son introvertidas, retraídas y solitarias, así como frías y distantes en el terreno social....

Cerrar