Trastorno límite de la personalidad

Las personas con una personalidad límite, son inestables en su opinión sobre sí mismos, estados de ánimo, comportamiento y relaciones interpersonales. Sus procesos de pensamiento están más perturbados que los de las personas con una personalidad antisocial y su agresividad se dirige más hacia sí mismo.

Demuestran más enojo, impulsividad y confusión sobre su identidad que las personas histriónicas. El límite de la personalidad se manifiesta en la edad adulta temprana, pero es menos común en los grupos de mayor edad.

Las personas con una personalidad límite suelen indicar al terapeuta haber sido abandonados o maltratados cuando eran niños. En consecuencia, se sienten vacíos, enojados y merecedores de cuidados. Tienen relaciones interpersonales mucho más dramáticas e intensas que las demás personas. Cuando tienen miedo de ser abandonados por una persona, tienden a expresar su ira de una forma inapropiada e intensa. Las personas con una personalidad límite tienden a ver las situaciones y las relaciones como blanco o negro, bueno o malo, pero jamás neutros.

Si se sienten abandonados o solos, pueden preguntarse si realmente existen (esto es, no se sienten reales), llegar a ser desesperadamente impulsivos, de promiscuidad irresponsable, abuso de sustancias o, incluso, auto lesionarse. A veces están tan fuera de contacto con la realidad que tienen episodios breves de pensamiento psicótico, paranoia y alucinaciones. Son vulnerables a las crisis nerviosas como resultado del estrés.

Tratamiento

Las personas con una personalidad límite suelen visitar primero al médico de cabecera.

Es el trastorno de personalidad más tratado por terapeutas, porque las personas con el trastorno buscan a alguien que les cuide y les guíe. Sin embargo, después de las crisis repetidas de quejas infundadas y el repetido incumplimiento de las recomendaciones terapéuticas, es posible que los cuidadores, incluidos los médicos, a menudo se frustren y les vean erróneamente como personas que prefieren quejarse a ayudarse a sí mismos.

Psicoterapia

La psicoterapia es el primer tratamiento para las personas con trastorno límite de la personalidad. Es importante que las personas que sigan terapia confíen en su terapeuta. La propia naturaleza del trastorno puede originar dificultades para mantener este tipo de vínculo.

La terapia cognitivo conductual puede ayudar a las personas con trastorno límite de la personalidad a identificar y cambiar creencias y/o comportamientos que subyacen en las percepciones erróneas de sí mismos y de los demás y problemas para interactuar, así mismo ayudar a reducir una serie de síntomas del estado de ánimo y de ansiedad y reducir el número de conductas suicidas o de auto lesión.

Otras formas de psicoterapia se centran en esquemas de cambio de formas de verse a sí mismos basado en la disfunción de la propia imagen que causa el trastorno, posiblemente provocado por experiencias negativas en la niñez que afecta a cómo reaccionan a su entorno, interactúan con otros y afrontan los problemas o el estrés.

La terapia puede ser realizada individualmente entre el terapeuta y el paciente o en un entorno grupal. Las sesiones de grupo terapéuticas pueden ayudar a enseñar a las personas con trastorno límite de la personalidad cómo interactuar con los demás y cómo expresarse con eficacia.

Las familias de las personas con trastorno límite de la personalidad también pueden beneficiarse de la terapia. Los retos de hacer frente a un pariente enfermo en una relación cotidiana puede ser muy estresante y los miembros de la familia, sin saberlo, pueden actuar de manera que contribuyan a empeorar los síntomas del afectado.

Algunos de los síntomas del trastorno límite de la personalidad pueden ser recurrentes, pero los principales del estado de ánimo pueden ser muy cambiantes con ira intensa e impulsividad persistentes.

Medicación

No hay medicamentos psiquiátricos que se adapten específicamente al trastorno límite de la personalidad. Sin embargo, los pacientes suelen beneficiarse del uso de medicamentos psiquiátricos para ayudar a aliviar ciertos síntomas asociados con el trastorno, tales como depresión, ansiedad, psicosis transitoria, cambios de humor y el control de los impulsos.

Los medicamentos pueden causar efectos secundarios diferentes en distintas personas. Las personas con trastorno límite de la personalidad deben hablar con su médico sobre lo que deben esperar de una medicación en particular.

Leer más
Trastornos de ansiedad

La ansiedad es una emoción humana normal que todo el mundo experimenta. Al afrontar un problema es común sentirse ansioso...

Cerrar